Construcciones sustentables en Argentina: opinión de especialistas

Construccion-SustentableLa onda verde está de moda y el sector inmobiliario intenta perfilar un concepto de construcción de reciente trayectoria local.
En el mundo del real state, hablar de sustentabilidad implica lograr un hecho arquitectónico con el menor impacto ambiental desde el momento del diseño, evaluando un sinfín de variables que van desde la elección del terreno hasta su demolición. Inclusive, se busca reeducar al usuario en cuestiones ecológicas e instruir al futuro propietario sobre qué está consumiendo, entendiendo que el beneficio es una apuesta a largo plazo.

Según los datos ofrecidos por el Indec, extraídos del Censo 2010, en Argentina 92% de la población se concentra en las ciudades. De continuar el crecimiento, el futuro medioambiental dependerá en gran parte de lo que ocurra en los centros urbanos. Por el momento, el panorama no es del todo alentador, aunque hay intentos. “Los proyectos verdes son una búsqueda, se investigan algunos puntos de la arquitectura sustentable, pero es difícil pensar en un modelo global”, afirmó José Martínez, jefe del área Arquitectura Sustentable de Edilicia Suez.

En la comparación de precios, un edificio con agregados “ecológicos” implica una amortización a mediano/largo plazo. “Un buen tratamiento de envolvente, por ejemplo, no repercute en más de 10 por ciento, que es equivalente al costo de calefaccionar o acondicionar un edificio durante cinco años”, detalló Martínez. Sin embargo, hoy la tendencia promueve elegir lo más barato, lo que se refleja en los desarrollistas, quienes “se siguen volcando al ladrillo común”, confesó Mario Linari, jefe del departamento de Diseño y Publicidad de inmobiliaria Bullrich.

En palabras de Adrián Manavella, arquitecto especializado en diseños sustentables, “nadie elige los materiales por conciencia ambiental sino porque es una estética de moda o más accesible”. De este modo, las decisiones tienen que ver con una ecuación costo-beneficio, de la cual se busca el máximo provecho del factor ecológico que facilita “créditos ambientales” sin pagar costos. Ello responde a que aún hay margen para usar materiales de huellas ecológicas impactantes; de hecho, no rige ninguna imposición legal que castigue a quienes lo hagan.

“Hoy la energía está subsidiada y económicamente no conviene instalar un equipo sustentable, pero en un futuro el recurso va a ser más caro y escaso. El mercado sólo obligará”, señaló Martínez. Dadas las condiciones económicas del país, con procesos inflacionarios o falta de créditos, pensar en invertir más genera mayor incertidumbre que se acentúan en un área en gestación.

En sustentabilidad, las certificaciones LEED, desarrolladas por el Consejo de Construcción Verde de los Estados Unidos y reconocidas a escala mundial, son un parámetro de evaluación e implican inversiones de gran costo que en Argentina “los clientes no ven como una ventaja diferencial”, explicó Linari.

Por ahora, el mercado económico local deja en suspenso avanzar en políticas sustentables. “Hoy vende más un edificio con amenities de lujo que la sustentabilidad”, concluyó el representante de Bullrich. No obstante, algunas empresas investigan y buscan anticiparse para contar con el know how en propuestas sustentables y dar respuesta a una demanda ambiental, quizás desapercibida por un crecimiento inmobiliario explosivo pero con una huella ecológica alarmante.

Fuente: elinmobiliario.com
Compartir

Comentar





This blog is kept spam free by WP-SpamFree.




 

Proyectos:
Live! Art Casiopea Mégaron City Pool