Cuando el ahorro en dólares se convierte en inmuebles

Referentes del sector inmobiliario confían en que con la pesificación consolidada, la gente optará por invertir en metros cuadrados. También, se apoyan en una respuesta  positiva del ámbito agropecuario y en la financiación a largo plazo en pesos.

El de 2012 no fue un año más para los agentes del sector inmobiliario, quizás entre los más desafiantes, que demandó propuestas creativas para hacer frente a una pesificación forzada, con una marcada caída en el nivel de actividad e inflación ascendente.

 

No obstante, aun con pronósticos cautelosos, referentes del sector sostienen que se mantendrá la apuesta a los inmuebles como inversión y resguardo de capitales.

Según indica el último informe elevado por El Inmobiliario.com, las perspectivas indican rendimientos similares a los obtenidos en 2012, aun cuando el futuro del mercado se mantiene expectante, sujeto a decisiones políticas y a la creatividad de los agentes inmobiliarios para responder a las necesidades y posibilidades reales de cada cliente.

“Durante 2012 la gente se volcó al ahorro en lotes y terrenos”, analizó Santiago Echenique, responsable de la sucursal de JB Srur Nueva Córdoba. Echenique afirmó que tipologías semiprivadas como los barrios Cañitas y Corzuelas, con terrenos desde 500 metros cuadrados con escritura, fueron los más vendidos durante el año y sostuvo que la elección de este estilo de formato como modalidad de ahorro se consolidará en 2013.

“En Cañitas vendimos más de 250 lotes, lo cual tiene que ver con el precio: 20 mil dólares o 150 mil pesos, que representa lo que una gran masa crítica como la clase media puede aspirar a tener”. Por otra parte, Sergio Villella, vicepresidente de Sergio Villella Bienes Inmuebles, destacó los procesos de financiación a largo plazo en pesos como una alternativa para que muchos cordobeses puedan acceder a un departamento o lote en cuotas similares al pago de un alquiler, por lo cual anticipó que los productos con financiación en pesos conservarán las buenas ventas, beneficios que también se trasladarán a localidades del interior que serán receptoras de capitales inmobiliarios.

“Con la pesificación ya consolidada la gente comienza a optar por ahorrar en metros cuadrados. Si a ello le sumamos una expectativa positiva del sector agropecuario, tan incidente en nuestro mercado, tendremos un año con desafíos pero con buena respuesta”, adelantó Villella.

Los agentes consultados coinciden en que la tendencia a volcarse al dólar como mecanismo de ahorro tiende a suplirse por la inversión en metros cuadrados, aun ante un panorama de ralentización económica.
“La inversión en ladrillos sigue siendo la opción más segura y confiable, el refugio de valor por excelencia, máxime en momentos de volatilidad”, ratificó María José Lázzaro, representante de Edilicia Suez.

Departamentos en la mira
Los departamentos como alternativa de inversión también se consolidan como una capitalización de ahorros. “El sostenido aumento en el costo de la construcción despertó al inversor. Hoy, comprar un departamento de 400 mil pesos a un dólar de 7 pesos significa pagar 60 mil dólares una unidad que el año pasado valía 75 mil”, advirtió Echenique, quien destacó la presencia de inversores que apuestan al cambio de dólares para comprar en pesos a un buen precio, contemplando que el valor de la construcción tiende a aumentar, lo que se traduce en un incremento del valor de reposición de la unidad.

En cuanto a departamentos, Villella advirtió un buen pronóstico para la inversión en pozo en Nueva Córdoba y General Paz, como así también los condominios con financiación a 60 meses. Además, debido a la incidencia de Nueva Córdoba, los desarrollistas buscan nuevos horizontes que en la actualidad se desarrollan exponencialmente, como Cofico.
Respecto a la zona sur, Echenique ratificó la preferencia hacia los lotes para posterior construcción, o bien dúplex o housings de entre 100 mil y 120 mil dólares.

Aun cuando el mercado tiende a acentuar la pesificación, las operaciones permanecerán sujetas a la cotización del dólar. Es por ello que “la fijación de reglas en el tiempo permite que todos los actores sepan a qué atenerse en los próximos meses. Mientras más estables sean las normas, más se dinamizará el sector”, valoró Villella. Por su parte, Echenique entendió que la reactivación de partidas de créditos contribuirá a incentivar la inversión y facilitar las posibilidades de los clientes de alcanzar la vivienda propia.

     Ricardo Hansen, gerente de Hansen Barrientos
    El ahorro quieto se descapitaliza

    “Con el actual mercado pesificado, los inmuebles se aprecian de manera permanente por varias razones, como los costos propios del sector -materiales de construcción, mano de obra, servicios-, el valor de la tierra, la oferta y demanda del mercado, el avance de cada obra en particular y el momento de la compra. Todos ellos en menor o mayor medida también se ven afectados por los movimientos del tipo de cambio y la inflación, lo que garantiza que las inversiones se actualicen continuamente.

    Por ello, a modo de ejemplo, si se toma para el análisis el mismo monto de dinero, el comprador observará que independientemente del tipo de billete que atesore, en los próximos meses no se podrá comprar la misma cantidad de metros cubiertos que a los que hoy puede acceder.

    Entonces, hoy más que nunca la inversión inmobiliaria es una realidad indiscutible dado las variables económicas, una decisión que permite  recuperar la inversión y capitalizarla con más beneficio que  tener los ahorros paralizados”.

 

Fuente: COMERCIO Y JUSTICIA

Compartir

Comentar





This blog is kept spam free by WP-SpamFree.




 

Proyectos:
Live! Art Casiopea Mégaron City Pool