Desarrollos de usos mixtos. Principales ventajas.

Los desarrollos de usos mixtos son emprendimientos que combinan más de una tipología, y empiezan a generar ya “mini ciudades” en distintos puntos de la Argentina. Su fórmula básica combina residencias, oficinas, locales comerciales y hotelería.

Esos proyectos, que hasta ahora se desarrollan en escalas que superan los 100.000 m2, aunque tranquilamente podrían admitir dimensiones mucho menores, poseen varios elementos atractivos, y uno de ellos se relaciona con el recupero de la inversión.

“Hoy la rentabilidad final en los productos para la venta es muy pequeña e incluso puede llegar a ser nula”, advierte Rodrigo Fernández Prieto, director de la desarrolladora que lleva su apellido, responsable de los emprendimientos Zencity, en Puerto Madero (junto con Vizora), y Maui, en Rosario, ambos en las escalas antes mencionadas.
Según Germán Franchino, titular de Franchino Negocios Inmobiliarios, esto motivó que muchos desarrolladores empiecen a interesarse cada vez más en los negocios de renta . “En general, las viviendas se destinan a la venta; mientras las oficinas son básicamente para alquiler”, explica.

A esto se suma la tendencia a diversificar la oferta a fin de balancear el riesgo. “Hoy los que desarrollan a gran escala buscan no agotar las posibilidades del terreno y la superficie a construir con un solo producto”, puntualiza Raúl Sáenz Valiente, directivo de Creaurban, que desarrolla el complejo Art María en el Dique 4.

Según coinciden los brokers consultados, por la venta de las unidades residenciales, se obtiene un retorno de entre el 5% y 15% en dólares a 4 años. En tanto, la inversión en el segmento de oficinas, locales y hotelería se amortiza por lo general en un plazo no menor a 10 años, pero generan ingresos continuos de alquiler.

La ubicación es clave en los desarrollos de usos múltiples. Pero Fernández Prieto asegura que en la Ciudad de Buenos Aires sólo quedan terrenos públicos que podrían admitir proyectos de este tipo con incidencias accesibles. Por eso, es mucho más factible hacerlo en varias de las principales ciudades del interior . De hecho, ya están en marcha los proyectos Maui, Ciudad Ribera (Ingeconser) y Forum Puerto Norte (TGLT) en Rosario, Casiopea en Córdoba (Edilicia Suez) y Paseo de la Costa en Neuquén (G&D).

Otra opción interesante son las locaciones suburbanas lejos del “eje norte”, como Pampas Pueblo, en Hudson, partido de Berazategui (Entheus), y, en estado mucho más incipiente, Parque Central, en Morón (VSV). Mario Korn, presidente de Korn propiedades, indica que en estos casos se potencia una combinación todavía poco desarrollada en nuestro país, que consiste en vivir en el verde y evitarse los largos traslados hacia microcentro porteño.

En lo que hace a precios, estos desarrollos ofrecen la ventaja de poder ofrecer precios mucho menores debido a las incidencias más bajas, aunque en algunos casos los valores de venta son similares a los de las zonas más buscadas. Por un departamento de 2 o 3 ambientes se paga de U$S 1.300 a 2.200 el m2, cuando la misma unidad ronda U$S 2.500 en Puerto Madero.

Fuente: Yanina Mazzia, Especial Para Clarín  Arquitectura
Compartir

2 Comments

    nesecitaria saber en que estado va la obra y los precios.

  • Pablo, te respondemos vía e-mail.
    Saludos cordiales.

Comentar





This blog is kept spam free by WP-SpamFree.




 

Proyectos:
Live! Art Casiopea Mégaron City Pool