El rascacielos más alto de Argentina y quizás de Sudamérica

 

Este emprendimiento residencial, ubicado en el Boulevard. Azucena Villaflor 559 -dique 2 de Puerto Madero- tendrá 56 pisos, 2 niveles de subsuelos y albergará viviendas de alto nivel: 197 departamentos, 7 mono-ambientes y 426 cocheras. Con proyecto del Estudio Pfeifer-Zurdo Arquitectos, tendrá características distintivas que la harán única en el mercado. Será el primer edificio residencial concebido desde la visión de un elevado nivel de servicios que el Grupo Alvear proveerá al emprendimiento.

Durante la presentación, Santiago Tarasido, gerente general de CRIBA, la constructora a cargo de la ejecución, se refirió al nuevo desafío que deberán enfrentar por las características de las obras.

Por su parte, el licenciado Andrés Kalwill, director de Nuevos Proyectos del Grupo Alvear, manifestó que la comercialización de las unidades entre inversores allegados ya alcanza al 40 % de las unidades, y que se vendieron en promedio a US$ 7000 por m2. También precisó que la obra se hará en un 70% con componentes nacionales, a excepción de los ascensores de alta velocidad (300 mx minuto) y parte de carpintería y mármoles (italianos, turcos y españoles).

Dada la complejidad logística que el proyecto implica, la empresa enfrentará un gran desafío constructivo que, entre otros aspectos, se basará en la coordinación de la circulación vertical de operarios y materiales, sortear interferencias en el plano horizontal y garantizar la seguridad de las maniobras que se realicen.

Entre los elementos fundamentales para lograr un adecuado desarrollo de la obra se encuentran un montacargas y tres grúas torre de alta velocidad, especialmente adquiridos. Las grúas acompañarán el crecimiento del edificio y permitirán trabajar a la velocidad que requiere el ritmo de construcción, a la vez que manejarán una importante capacidad de carga.

ENCONFRADO RACIONALIZADO

La construcción crecerá en altura mediante un sistema de encofrado totalmente innovador para el mercado local. Se trata de un sistema auto-trepante desarrollado por una firma especializada del exterior. Conceptualmente, está diseñado para trabajar en estructuras de hormigón armado verticales y para ascender en la misma medida que la estructura lo hace, aportando versatilidad, productividad, calidad, seguridad y, a la vez, la reducción de los inconvenientes que provoca la presencia de fuertes vientos de altura.

CRIBA deberá cumplir con estrictos horarios de operación, descarga de materiales, acceso racionalizado de vehículos, respeto a la privacidad de los predios vecinos, cuidado de los peatones, atenuación de los efectos acústicos en la zona de implantación, el orden y la limpieza del sector en obra.

La constructora no sólo dará asistencia a tareas propias de su alcance, como por ejemplo la estructura de hormigón armado, la albañilería y las terminaciones en revoques y yesos, sino que también prestará colaboración, tanto en infraestructura como en coordinación, para que todos los demás participantes puedan desarrollar un trabajo alineado y productivo. El desarrollo estará a cargo de UNIMAD S.A. quien ha confiado la dirección de Obra al Arq. Juan J. Boffi de BAT Consultores.

 

Fuente: Areas Globales

Compartir

Comentar





This blog is kept spam free by WP-SpamFree.




 

Proyectos:
Live! Art Casiopea Mégaron City Pool