Explorando el estilo futurista

El futurista es un estilo de decoración menor y menos común que muchos otros, pero tiene sus adeptos y puede dar como resultado una decoración de lo más increíble y original. El diseño futurista, que cobró un gran auge en la década de los 70 e intenta imponerse nuevamente en los interiores en los últimos tiempos, echa una mirada al futuro para inspirarse a la hora de decorar.

Características del estilo futurista

Como es fácil imaginar, este estilo de decoración utiliza los materiales de construcción muy modernos, se basa en las formas originales, huyendo de la simpleza, aspira a cierta exageración en cuanto a lo moderno y extravagante. Los espacios futuristas son altos, muy iluminados y con ciertos tintes de minimalismo.

El blanco es un color fundamental en este estilo, también todos aquellos tonos luminosos, como el gris perla o el plateado. La iluminación, tanto natural como eléctrica, es fundamental para resaltar las características del futurismo. Las formas son lineales y rectas, pero también geométricas y extrañas, huyendo siempre de la simpleza. Los espacios son muy abiertos y es un estilo que busca todo lo contrario a la ornamentación excesiva. Por eso, las habitaciones serán despejadas y los adornos son casi nulos, los mismos aparatos son los que se encargan de decorar.

El negro es un color también bienvenido en este estilo, para contrastar con los blancos y brillantes. El futurismo busca la funcionalidad por encima de todo y la tecnología juega un papel primordial. Televisiones, teléfonos y electrodomésticos de última generación serán vitales en esta forma de vestir los interiores. Igualmente por eso, no es económico. El hecho de tener que decantarnos por muebles ultra modernos y más difíciles de adquirir en el mercado, de deber disponer de espacios amplios y contar con la más moderna tecnología lo convierten en un estilo caro, pero muy interesante y siempre existen alternativas para que podamos basarnos en él con un presupuesto menor.

Si queremos decantarnos por colores más vivos, elegiremos los fluorescentes como parte de la decoración, ya sean azules, amarillos o rosas, que podemos introducir en los mismos muebles, en la iluminación de pared o en los aparatos tecnológicos.

Los materiales de este estilo serán el acero y el aluminio, también se utilizan a menudo en sus muebles materiales como el metacrilato o el policarbonato. El cristal, que nos ayuda a ese brillo adicional en los espacios es igualmente bienvenido.

Los muebles que usa este estilo son funcionales, modernos y ergonómicos.

En definitiva, el futurismo rompe con los esquemas que conocemos y pretende ser innovador: no en vano está basado en la decoración del futuro.

Cocinas futuristas

Las cocinas futuristas se basan en espacios muy compactos y funcionales. Las mesas son rectas y largas y las sillas muy ergonómicas y transgresoras. Los taburetes alargados y modernos también son muy adecuadas para este estilo.

En este espacio, los electrodomésticos modernos e inteligentes forman parte de la misma decoración. Están equipadas con compartimentos muy bien distribuidos, de forma rectangular y cuadrada, como en un bloque. Las mesas y tablas están siempre despejadas y las vajillas y enseres de cocina están clasificados en los compartimentos y no suelen estar a la vista.

El salón del futuro

Los muebles del salón buscan una máxima por encima de todo: la reducción. Tanto, que suele parecer a primera vista que tan poco mobiliario no es suficiente. Son muebles que, en un principio, pueden no parecer lo que en realidad son y dan una imagen de dureza e incomodidad, pero en realidad son muy cómodos y están basados en los principios de ergonomía. Igualmente usaremos los colores blancos y negros, espacios despejados y materiales brillantes.

Los accesorios y complementos los darán los mismos aparatos electrónicos, como la televisión o el equipo de música, a menudo finos o empotrados en los muebles. Otros accesorios importantes son las lámparas, que buscan igualmente un diseño muy innovador, tanto de techo, como de pared o lámparas de pie. Los relojes y cuadros también tienen cabida en este particular estilo, siguiendo siempre las máximas descritas.

La luz LED es de vital importancia en toda la casa, pero particularmente en los salones. Además de la luz LED tal y como la conocemos, en diferentes intensidades a regular por el usuario en todo momento, está permitida en tonos azules, morados y rojo, que será lo que de la nota de color a los espacios blancos y casi diáfanos.

Los baños

Otro de los espacios que más se presta para integrar este tipo de decoración son los cuartos de baño. Especialmente populares han venido siendo los inodoros dotados con tecnología inteligente. Algunos de ellos, de formas inusuales y pisando fuerte los flotantes, tienen funciones de lavado, secado, bidé o levantamiento de la tapa.

Asimismo, la iluminación artificial cobra gran importancia. Podemos adoptar luces muy diferentes, tanto en la zona de la bañera, donde pueden ser de diferente intensidad y colores para crear un ambiente íntimo a la hora de darnos un baño, como en la zona del lavabo y tocador, con luces más intensas para facilitar las tareas de peinado y aseo, incluso luces especiales para la zona del inodoro.

Este tipo de decoración también puede implementarse, siguiendo los principios descritos, en dormitorios y en oficinas. Es una decoración rompedora muy tentadora para personas que viven solas, hombres o mujeres de negocios o parejas jóvenes.

Fuente: interiorismos.com

Compartir

Comentar





This blog is kept spam free by WP-SpamFree.




 

Proyectos:
Live! Art Casiopea Mégaron City Pool