Interiorismo que provoca sensaciones

Provocadora, irónica, explosiva y súper creativa. La arquitecta y diseñadora italiana Teresa Sapey despliega una paleta multicolor a la hora de crear espacios que, lejos del lujo, apuestan sus fichas más fuertes al confort.

Sapey pasó por Buenos Aires en el marco del 4° Encuentro Internacional de Interiorismo y Diseño que organizó DArA. Y su conferencia fue una de las más interesantes. Como una actriz que sigue un guión, pero se permite improvisar sobre la marcha, Sapey pone en juego su histrionismo y vuelca experiencias personales en todos los proyectos que encara.

Uno de los más conocidos es el emblemático Hotel Puerta de América, en Madrid, donde el estacionamiento con fuerte impronta gráfica se transformó en uno de los sitios más buscados para realizar eventos (Madonna presentó un disco allí). Además, es la autora de las tiendas de Custo Barcelona en todo el mundo. Y plasmó su adn en los hoteles de bajo costo Room Mate, donde se optimizó el espacio con recursos de diseño, porque para Teresa Sapey, el espacio no es poca cosa. Es algo “vivo”.

La influencia del color, el desafío de provocar con su obra y la función de un arquitecto/diseñador son los temas que le preocupan y que copan todos los aspectos de la vida cotidiana. Con o sin presupuesto, la arquitecta nacida en Turín propone recursos gráficos y soluciones originales para generar ambientes coloridos, cálidos y dinámicos. Sapey iluminó la emblemática calle Serrano de Madrid, se animó a realizar un salón VIP con pallets en la Feria de Arte Contemporáneo ARCO y proyectó hoteles de bajo costo y alto diseño. “Soy arquitecta, vendo humo. Y siempre saco provecho de los defectos”, advierte. La necesidad de establecer un contacto afectivo con el cliente es el punto de partida de los proyectos. “La clave es el entendimiento. Como arquitecta soy una creadora funcional que quiere provocar y generar sorpresas. Pero el cliente tiene que estar dispuesto a participar del juego, con su confianza”, señala la diseñadora y arquitecta, que define su especialización como “diseño emocional”.

Su tendencia a lo teatral y escenográfico le permite aplicar una variedad creativa de diseños, siempre y cuando el resultado quede divertido, funcional y diferente. Cuando el Ayuntamiento de Madrid le pidió que diseñara la iluminación de la calle Serrano, Sapey proyectó un sistema modular y desmontable que cumpliera con los requisitos del programa: “No distraer a los conductores, utilizar una paleta de colores que le hable a todos los habitantes y generar un clima de fiesta, sin distinción de credos”, destaca. Y comenta, al pasar, que gustó tanto el trabajo que el Ayuntamiento dejó durante varios años la instalación lumínica.

Amiga de las grandes escalas, aplica iguales dosis de humor e irreverencia en los proyectos que encara. Los no lugares son su perdición. Subtes, estacionamientos, caminos, túneles o estaciones de trenes cuya estética es repensada por Sapey. Por los 1.655 pallets que utilizó en el salón VIP de la feria de arte más importante de Madrid ganó el premio que entrega esa institución. En un espacio efímero y de planta libre, demostró que el arte “también puede convivir con materiales de bajo costo, como las lámparas de papel realizadas con bolsas de aspiradora. Y generar un lugar informal y anárquico”.

Sapey estudió arquitectura en el Politécnico di Torino, donde se licenció en 1985, y luego completó su formación en París con otra licenciatura BFA en Parsons The New School for Design y un Máster en L’Ecole Nationale Supérieure d’Architecture de París La Villette (ENSAPLV). Actualmente tiene oficinas en Madrid y es profesora de investigación plástica en la Universidad Camilo José Cela (Madrid). Y dice: “trabajo con espacios para provocar emociones”.

Fuente: ARQ.CLARIN.COM

 

Compartir

Comentar





This blog is kept spam free by WP-SpamFree.




 

Proyectos:
Live! Art Casiopea Mégaron City Pool