Materiales súper poderosos

Aislantes, revestimientos y estructuras de última generación que se valen de la nanotecnología para mejorar sus propiedades físicas.

En la próxima feria de materiales y construcción Construmat, doce equipos de investigación, en su mayoría europeos, mostrarán cómo su trabajo en ciertas disciplinas científicas puede contribuir a definir las estructuras, las superficies y los aislamientos del futuro. Del 21 al 24 de mayo, la Fira Barcelona será sede de una de las ferias europeas más importantes del sector.

En el primer grupo, se destacan los encofrados textiles para hormigón estructural desarrollados por el Centro de Materiales de Construcción Innovadores (BRE, Universidad de Bath, Reino Unido). Los investigadores han demostrado que sustituyendo los encofrados convencionales por un material flexible a base de láminas textiles de alta resistencia y bajo costo, se puede aprovechar la fluidez del hormigón para construir formas optimizadas (por el mejor aprovechamiento del material) y arquitectónicamente interesantes. Y estiman que usando encofrados textiles se ahorra hasta un 40 % de hormigón con respecto a una sección prismática equivalente.

Otra novedad son las estructuras poliméricas para muro cortina (de Tecnalia, España). Se trata de un nanomaterial con el que se fabricarían perfiles portantes que puedan sustituir a los de metal en las fachadas vidriadas. Este material ofrece las mismas prestaciones mecánicas que las del acero o aluminio, pero se espera conseguir mayor ligereza y mejor comportamiento termo acústico.

En aislantes, las investigaciones se abocan a conseguir materiales más livianos, que combinen la mayor prestación en el menor espesor posible. Un equipo de investigación franco alemán ha analizado los taninos extraídos de ciertas especies arbóreas (el pino, entre otras) como sustitución a las espumas aislantes a base de petróleo. Según los expertos del Centro Freiburg, las espumas elaboradas con taninos y furanos tienen buena resistencia a compresión y baja conductividad térmica, por lo que se postulan como una alternativa prometedora a las espumas sintéticas.

En la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Soongsil (Seúl, Corea) lograron obtener un mortero producto de la combinación de cemento y aerogel (sustancia ultraliviana y con excepcionales propiedades térmicas). Un tipo de aerogel preparado con metanol ha demostrado una buena capacidad no sólo para mezclarse de forma estable con el cemento, sino también para reducir los poros entre las partículas de hidratación que determinan el comportamiento del mortero a compresión y a flexión. Otras experiencias evalúan aislantes de espuma de aluminio muy porosa y con alta capacidad de soportar vibraciones. La espuma de aluminio se podría combinar con láminas de acero (como paneles sandwich) para construir estructuras livianas.

Al añadir bacterias a la mezcla de hormigón, los investigadores de la Universidad de Tecnología de Dleft (Países Bajos) crearon un hormigón inteligente capaz de repararse solo. Las esporas de las bacterias, junto con un nutriente a base de calcio (lactato de calcio), se añaden al hormigón durante el amasado. Cuando las esporas se humedecen a través de las fisuras del hormigón, germinan y comienzan a alimentarse del lactato de calcio, consumiendo oxígeno y convirtiendo el lactato soluble en calcárea insoluble. El material calcáreo se solidifica en la superficie y la sella, reparando la fisura.

La Universidad de Burgos (España) presentará un yeso refuncionalizado para mejorar su prestación aislante. El compuesto de yeso utiliza residuos de espuma de poliuretano, obteniendo una mezcla de buena trabajabilidad. Los investigadores están realizando pruebas similares con cemento y espuma de poliuretano, orientadas a desarrollar un mortero aislante.

Fuente: ARQ CLARIN

Compartir

Comentar





This blog is kept spam free by WP-SpamFree.




 

Proyectos:
Live! Art Casiopea Mégaron City Pool