Terrazas ecológicas y calidad ambiental

La tendencia a las terrazas verdes llega a la Argentina de la mano de la eficiencia energética de los edificios y el desarrollo urbano con criterios de sustentabilidad, especialmente sobre azoteas y techos de chapa.

La terraza ecológica permite aislación térmica al reducir hasta en un 35 % los efectos de la radiación solar, actuando como sombrilla biológica y ahorrando energía. Pero al mismo tiempo logra aislación acústica, mejor escurrimiento de aguas de lluvia y disminución de hasta tres veces el desgaste de los materiales.

Su colocación es muy fácil, rápida y en seco. Contribuyen a la calidad paisajística en la llamada “quinta fachada” y aportan a la generación de espacios verdes en las ciudades, atenuando el efecto isla de calor.

La tendencia de cubrir los techos con vegetación ha logrado, en ciudades como Toronto y con sólo el 10 % de terrazas verdes, disminuir la temperatura ambiente durante el verano hasta dos grados, atenuando el efecto isla de calor.

A la vez, las superficies vegetales actúan como sumidero de C02, beneficiando a la limpieza del aire y a la calidad del paisaje urbano. En Buenos Aires la tendencia llega con iniciativas privadas y políticas públicas sustentables, como la que impulsa la Legislatura porteña, con el proyecto “Techos verdes – Superficies cubiertas de vegetación” que cuenta con media sanción y busca la modificación del Código de Edificación estableciendo incentivos impositivos a los vecinos que lo implementen.

El proyecto promueve el ahorro energético de los edificios e intenta ganar espacios verdes en una ciudad que cuenta con apenas 2 m2 por persona sobre los 10 m2 que la Organización Mundial de la Salud –OMS- estipula como necesarios para una buena calidad de vida.

Desde las iniciativas privadas, una de las empresas pioneras es VerdesAires, que ofrece una instalación con obra seca, sin modificar las condiciones de aislamiento tradicionales de la cubierta y mínimo mantenimiento posterior. Su liviandad, de 52 kg/ m2 la convierte en ideal para cubrir techos de chapa de acotada pendiente.

Se trata de un sistema de módulos de polipropileno reciclado, que miden 38 x 63 cm, especialmente diseñados y tratados con filtro UV, con patas especiales que permiten separarse del piso entre 3 y 7 cm. La bandeja lleva una variedad de plantas del tipo suculentas, seleccionadas por su adaptabilidad al medio local, que no necesitan riego y son de bajo mantenimiento, preparadas para soportar radiaciones y amplitudes térmicas importantes.

Estas especies son de producción propia y están asentadas sobre un sustrato especialmente diseñado que no utiliza tierra natural, y con un anti-raíz en las propias bandejas. VerdesAires es una solución ideal para una ciudad con el clima de Buenos Aires, con una gran variación de temperaturas y lluvias abundantes.

La amortización de la inversión comienza por el ahorro en la tarifa de energía eléctrica, producido por consumos de aire acondicionado en verano, que se hace especialmente visible en edificios con quita de subsidios. Sus beneficios ecológicos y económicos se ofrecen desde 430 pesos más IVA por m2 para una terraza de hasta 100 m2, incluyendo colocación.

En el caso de Buenos Aires, en 2009 había 130.000 edificios de propiedad horizontal y si a cada uno de ellos se incorporara 30 m2 de este tipo de cubierta, se lograría un aporte de 390 hectáreas de superficie verde, una extensión más amplia que los Bosques de Palermo – el Parque Tres de Febrero – que es el más grande de la ciudad y que actualmente ocupa el 25 % de los espacios verdes porteños.

Fuente: Áreas Globales

 

Compartir

Comentar





This blog is kept spam free by WP-SpamFree.




 

Proyectos:
Live! Art Casiopea Mégaron City Pool