VAIVENES EN UN AÑO COMPLICADO

En un año económica y políticamente complicado, el mercado inmobiliario cordobés no da el brazo a torcer; se adapta a los cambios y sobrevive a los ajustados márgenes para seguir posicionándose como una de las opciones de ahorro e inversión más seguras en la Argentina.

El contexto no se muestra fácil y los datos son más que elocuentes: según el estudio que todos los meses elabora la Cámara Empresarial de Desarrollistas Urbanos de Córdoba (Ceduc), en junio, el Índice de Ventas de Inmuebles (que incluye departamentos, casas, cocheras, lotes, oficinas y locales comerciales) se redujo un 10 % respecto de igual mes de 2011. Si se lo compara con mayo, el resultado es aún peor, e implica una caída de 25% en relación a mayo.

Factores como la inflación, la pesificación de un mercado tradicionalmente acostumbrado al dólar, el poco margen de rentabilidad y la suba de los costos de la construcción trazan un nuevo mapa en el que adaptarse resulta clave.

La pesificación le cambió la cara al mercado desde que, en octubre de 2011, el Gobierno comenzó a ponerle un freno a la venta de dólares, hoy prácticamente paralizada. “En los edificios a estrenar los precios en pesos ya son unhecho; las listas en dólares se pesificaron con una cotización arbitraria que va de los 4,60 alos 5,50 pesos, según varios aspectos, como el avance de obra, la cantidad de unidades vendidasy de materiales comprados”, explicó Sergio Villella, de la inmobiliaria homónima.

El caso de los usados es un poco más complicado, porque los pesos no estaban en los planes de los propietarios de inmuebles: “Entonces se genera una situación en la que el que tiene que vender por necesidad está empezando a aceptar pesos. Las pocas operaciones que se hacen en dólares, en cambio, suelen tener contraofertas que implican descuentos del 20%”, agregó.

Sobre cómo se maneja la demanda actual en este contexto, sin lugar a dudas impactó de lleno en forma negativa que cayó, desde noviembre de 2011, entre un 20 y un 25 %, según estiman desarrollistas y referentes inmobiliarios, e impactó más en el mercado de los usados. Villella indicó: “El mercado cordobés es diferente del de Buenos Aires por tener una composición pareja entre los proyectos usados y a estrenar”.

Sobre los emprendimientos a estrenar, Enrique Montecino, director de la desarrolladora Ecipsa, dice que la demanda es contracíclica. “Nosotros apuntamos a la clase media, al usuario final, que en épocas de crisis generalmente trata de volcar sus activos en ladrillos porque no encuentra otras opciones de ahorro. Los más preocupados son los inversores.”

Por su parte, Roberto Suez, de la desarrollista Edilicia Suez, planteó que desde que se establecieron las restricciones al dólar la demanda está más selectiva y las decisiones de compra se demoran, lo que marca cierto amesetamiento en la cantidad de operaciones. Pero no pierde el optimismo: “Consideramos que estamos frente a un fenómeno puntual y que en pocos meses volverá el ritmo de ventas al mercado, ya que los bienes inmuebles son el resguardo de valor más seguro”, dijo.

En lo que se refiere a tipos de desarrollos, las urbanizaciones y los departamentos seguirán al tope de la demanda, especialmente aquellos que cuentan con sistemas de financiación propia y en pesos teniendo en cuenta el déficit total de viviendas que hay en el país.

Los precios, en tanto, están subiendo. En lo que va del año, coinciden los cálculos de los especialistas, lo han hecho a un ritmo de entre un 20 y un 25 %. El costo de la construcción tuvo mucho que ver: según datos de la Dirección de Estadística y Censos del gobierno de Córdoba, el índice registró en julio un incremento del 11,6%, siendo la mano de obra lo que más impactó en la suba, con una escala del 18% con respecto al mes anterior. En lo que va del año, además, la construcción subió 26,4%, cifra que en los últimos doce meses asciende al 42,4 por ciento.

Igual se avanza

Aunque contundentes, los incrementos no parecen poder detener el avance del desarrollo inmobiliario en Córdoba. Según el departamento de estudios del Grupo Edisur, en 2011 la ciudad fue la que más metros cuadrados permisó: superó en un 60% a Buenos Aires y en un 209% a Rosario.

Con estos datos, Córdoba consolida una tendencia que se manifiesta desde hace cuatro años, con una superficie de edificación proyectada de 1,33 millones de m2, lo que equivale a unas 133 manzanas construidas. Si se comparan estos datos con los de 2010, se observa que el último año creció un 4,6% en la superficie permisada.

La situación se replica también en las ciudades más importantes del interior provincial, que ven crecer su mercado inmobiliario. Por citar algunos ejemplos, Villa María aumentó sus m2 proyectados en un 87%; Río Cuarto, en un 80%, y Villa Carlos Paz, en un 39 por ciento.

“En lo que resta del año y hasta 2013 no creo que haya variaciones sustanciales en la economía”, anticipa Montecino. Para él habrá que prepararse recién para marzo o abril, cuando el año político esté en marcha.

En tanto, para Sergio Villella la situación seguirá complicando la financiación a mediano plazo. “Al no haber valores de parámetro, no se puede actualizar nada. En esta instancia el que debería aportar
una solución es el Gobierno y reconocer que hay un proceso inflacionario, aunque sea del 10%, si bien todos sabemos que ronda el 25%”, opinó.

En cuanto a los precios, Roberto Suez pronostica que se mantendrán estables en dólares y con alzas en pesos. “Es difícil trazar un pronóstico con la actual coyuntura, todo dependerá de cómo evolucionen los hechos.

Los especialistas anticipan un 2013 con restricciones similares, con lo cual no esperamos un aluvión de ventas, pero sí el que tiene pesos es consciente de que si no los invierte se desvalorizan”, finalizó.

 

*Por Sara Nasi para La Nación
Especial Propiedades
La Nación

Compartir

Comentar





This blog is kept spam free by WP-SpamFree.




 

Proyectos:
Live! Art Casiopea Mégaron City Pool